Puente aéreo: las guitarras vuelan


Portada de Madrid-Barcelona

La portada que ilustró el disco de Elvis Presley de 1956 es la más copiada de la historia de la música, sin duda. Una imagen de un concierto en el Fort Homer Hesterly Armory de Tampa. En los años 50 era habitual que el diseño de los discos se basase en fotos en blanco y negro y tipografías llamativas (Blue Note editó grandes joyas de músicos de jazz como John Coltrane o Thelonious Monk en esta línea), pero aquella portada del rey del rock ha acabado siendo la más popular con diferencia. La lista de imitaciones es larguísima: la más famosa es la del London Calling de The Clash, pero también hay la del Reintarnation de K.D. Lang o la del Rise up de Cliff Richard, entre muchas otras. Tantas, que por internet uno incluso puede encontrar listas de todo tipo.

Hace algunos meses hablábamos del disco tributo a José María Granados, y ahora tenemos este Madrid-Barcelona (Snap Records) de Brighton 64, una de esas bandas que nunca falla. «Somos parte de una tradición estética», decían en redes hace unas semanas, aludiendo a su portada y también a la del gaitero loco de Siniestro Total (Sexo Chungo). En primer plano, Albert sosteniendo la guitarra entre las piernas. Este nuevo disco es un directo que recoge sus grandes temas, grabados durante dos actuaciones en el Upload de Barcelona y en el Fun House de Madrid (y mezclados por el productor Phil Espectre). Una delicia.

Y para escuchar:

LA CASA DE LA BOMBA’. Sería un himno generacional si en los 80 se hubiesen generalizado las parkas y las vespas. Aún así, cuando la batería redobla para impulsar la bomba del estribillo, pocos pueden mirar a otro lado como si no  tuviesen ganas de ponerse a brincar. Así lo demuestra el público de la sala Upload en esta toma de directo en Barna. Primero, ante un elegante inicio a tempo ralentizado, brama al reconocer el hit y en los últimos 30 segundos corea a pelo el estribillo para que se oiga en toda la montaña de Montjuic.