La peor portada de la historia para el mejor grupo del mundo

Portada de El corazón es una animal extraño de Ilegales

1995 / Vale, lo de «mejor grupo del mundo» quizás sea un elogio algo exagerado. Pero si vamos a recordarle a Jorge Ilegal que la portada de El corazón es un animal extraño es una de las cosas más feas que hemos visto en la vida, antes alzaremos la bandera blanca, no sea que se mosquee. Además, qué demonios, pocos músicos han tocado tan bien durante tanto tiempo y con una trayectoria tan auténtica. ¿Por qué ahorrar en elogios entonces?

De Ilegales es, y no lo olvidamos, una de les portadas más icónicas y apreciadas del rock español: la que Ouka Leele creó para su disco debut en 1983. El suicida de colores aparece, pistola en mano, siempre que se repasan las mejores portadas de discos que se han hecho en España. Pero como está muy vista ya, hoy vamos con El corazón es un animal extraño. Ese pequeño crimen… Aquí no somos expertos en cuestiones de diseño ni lo seremos nunca, pero así a primera vista nos cuesta recordar una portada tan poco acertada. Seguramente, ni el propio Jorge Ilegal tiene muy claro a qué venía esa especie de asno aplastado en un torso centelleante.

En una entrevista de hace un par de años en Jotdown, el músico asturiano recordaba la portada de aquel disco. Según él, el que contiene las mejores canciones de toda la carrera de Ilegales. «Vinieron los señores de la discográfica y jodieron la portada, dejaron un garabato infame. Tengo ganas de enganchar al que la hizo para encargarme de él personalmente. ¡Algún día te agarraré!», exclamaba. El autor de aquella portada fue Elías González, uno de los diseñadores de cabecera del sello Avispa durante décadas. Él hizo también algunes de las primeras portadas de Medina Azahara y Barón Rojo. Con Ilegales, en cambio, la relación no fue más allá de aquel disco, ya que el siguiente, editado también por Avispa (El apóstol de la lujuria), lo diseñaría Pedro Delgado.

Aquel dibujo, aquellos destellos, aquella combinación de colores… eran ciertamente un despropósito. Pero una vez recuperados del impacto inicial, en El corazón es un animal extraño encontrábamos un puñado de canciones estupendas. Guitarras como hachazos y letras afiladas. Puro Ilegales.

La canción

‘MI DEPORTE FAVORITO’. Para ser factibles en el formato de power trio en directo, los temas de Ilegales no dan tregua y a un riff le sigue un giro divertido de la letra o un fraseo agresivo de guitarra. Así es esta oda a Don Juan el Cojonazos en la que no cuesta poner a Jorge Ilegal en el papel protagonista destrozando matrimonios en lo más oscuro de la noche etílica.