Tarque sube el volumen


El nuevo disco de Carlos Tarque emite señales de continuidad de su debut del 2018. Pasamos de una portada con una radiografía con una cuchilla en su garganta, metáfora de su desgarrada voz, a una foto desenfocada que Carlos ha definido como un TAC que le muestra forzando un pasaje hasta el agudo más exigente. Y el título, vol.2, también es una pista de esa evolución que en lo gráfico tiene alguna reminiscencia al Vol. 4 de Black Sabbath. Y nada de esto es gratuito, ya que este disco ahonda en el hard rock que apuntaba su primer disco, despertando la ilusión de aquellos fans que en el trienio 95/97 descubrieron a un grupo murciano que tenía dos discos sublimes de rock sureño y te noqueaba en aquellos primeros directos para minorías. Después, la historia de MClan siguió por otros derroteros, pero siempre con la fuerza de Tarque al micro.

Para el este vol.2 que edita el sello DRO, Tarque ha vuelto a confiar en José Filemon, responsable del diseño del disco y también de la fotografía de portada (en el interior, en cambio, aparece una imagen de Fran Cea, otro insigne fotógrafo de la escena musical) . Pese a que desarrolla la mayor parte de su actividad como fotógrafo de arquitectura e interiorismo, José Filemón también es músico, ha editado algunos discos en solitario y ya colaboraba como diseñador para MClan. Talento murciano para unir música e imagen.

Y para escuchar:

‘CREDO. Un tema que no tardará en convertirse en un clásico. Un ritmo marcial sobre el que Carlos Raya suelta un riff demoledor sin el colchón de seguridad de una segunda guitarra y en el que Tarque explica una entrega incondicional en formato de pregaria. Como si los Free renacieran hoy en busca de un nuevo All right now.