Las tres portadas de… Jordi Urpí (Diobar)


Hace unos años, el crítico (y aquí crítico quiere decir crítico) musical Nando Cruz, reflexionando sobre el papel de los grandes festivales y el de los pequeños locales, explicaba en Twitter que en solo un año la sala Diobar había organizado «más de 250 actuaciones» y había reunido «entre 12.000 y 15.000 espectadores.» Se nos quedó grabado aquel mensaje por lo explícito que era poniendo en valor la labor de las salas y en especial del Diobar, donde el proximo sábado 11 de noviembre celebraremos nuestro tercer aniversario con un concierto de los castellonenses EXFAN.

Jordi Urpí es, junto a Christos Kafaslas, el responsable de esta sala de conciertos que ya suma siete años dando guerra. Pese a que nosotros lo recordamos golpeando la batería o moviéndose entre las pilas de discos que llenaban el despacho de la revista Batonga, Jordi Urpí ya hace tiempo que se centró la gestión de este espacio sonoro en el que las músicas del mundo siempre han tenido protagonismo. También ha recorrido mundo como Dj, y ahora le pedimos que escoja tres portadas que hayan marcado su trayectoria musical:

Portada de Darkness on the edge of town

‘DARKNESS ON THE EDGE OF TOWN’, de Bruce Springsteen (Columbia Records, 1978)

«Por siempre será una portada más que especial para mí. Por siempre. Y, sí, lo sé, ni es la más trabajada de la historia, ni presenta una foto o un diseño espectaculares. Pero es el disco con el que inauguré mi colección de vinilos cuando tenía 15 años. Lo vi un viernes por la noche, saliendo del teatro, en el escaparate de una tienda de segunda mano del carrer Hospital de Barcelona y bajé al día siguiente para comprarlo antes de que se lo llevara otro. Y esa persiana y ese papel pintado que aparecen detrás del Boss, me llevan al piso del Carmel donde crecí.»

Portada de Kolpez Kolpe

‘KOLPEZ KOLPE’, de Kortatu (Oihuka, 1988)

«Defecto profesional, mi relación con el mundo editorial ha hecho que las portadas tipográficas llamen siempre mi atención. Pienso en las portadas históricas de Blue Note, Verve y otros sellos del jazz de los años 1950 y 1960, con sus equilibrados diseños entre la fotografía, el nombre del artista y el título del disco. Y el tercer trabajo de estudio de Kortatu me parece una obra casi perfecta, desde este punto de vista, con el color rojo de fondo y las letras que se van abriendo para marcar y ocupar todo el recuadro visual. Menos es más, que dicen que dijo Mies Van der Rohe.»

Portada de Cheap thrills de Big Brother and The Holding Company

‘CHEAP TRILLS’, de Big Brother and The Holding Company (Columbia Records, 1968)

«En mi proceso de aprendizaje cultural como adolescente, la música y los tebeos fueron dos pilares fundacionales. Así que el segundo disco de esta banda californiana cumplió con creces ese objetivo. Lo encontré rebuscando en una cubeta de saldos y el batiburrillo de la portada, bien diferente de la línea tipográfica que he comentado antes, me sedujo desde el primer momento. Y comprarlo fue una decisión bien acertada, pues me permitió descubrir la voz de Janis Joplin, el arte de Robert Crumb y todo ese movimiento underground y contracultural que tanto ha influido en la cultura popular global.»