Y el acid-house también llegó a Madrid

Portada de Fan fatal de Alaska y DInarama

1989 / Fan fatal fue el quinto y último disco de Alaska y Dinarama, previo a la ruptura definitiva entre Nacho Canut y Carlos Berlanga. El primero formaría Fangoria con Alaska, mientras que Berlanga iniciaría una carrera en solitario. Era la época en que irrumpía con fuerza el acid-house (sobre todo en Inglaterra) y el disco deja, aparte de canciones célebres como Mi novio es un zombie (prestada de Los Vegetales), una de las portadas más peculiares de los años 80.

Aquella imagen de las tres calaveras fue fruto de la colaboración creativa entre el propio Berlanga, que ya entonces compaginaba la música con el dibujo y la pintura, y Pablo Sycet, artista que tuvo gran protagonismo dentro de la Movida y que incluso acabaría escribiendo canciones para Fangoria. Berlanga dibujó algunos bocetos de lo que podía ser la portada de Fan fatal. En élla aparecían unos esqueletos luminosos y desmembrados (foto inferior). Tras algunas pruebas, la mano de Sycet acabó sintetizando aquella idea en dos huesos y tres calaveras.

Boceto de portada de Fan Fatal de Alaska y Dinarama

Después de la muerte de Berlanga, en 2002, Sycet se preocupó de recopilar toda la obra visual del músico (diseño gráfico, cómics, pintura…). Finalmente, comisarió un exposición bajo el título Viaje alrededor de Carlos Berlanga que recorrió diversas ciudades. «Quizás para vencer su timidez casi enfermiza, […] Carlos sólo necesitaba un punto de apoyo, papel y lápiz para dibujar con una facilidad pasmosa todo un universo paralelo mientras contaba algo divertido o te escuchaba. Como si su mano tuviera autonomía y no necesitara ni siquiera de su atención», explicaba en aquellas fechas Sycet.

Viniendo de Pablo Sycet, los elogios ganan envergadura. Artista ampliamente reconocido, dejó su huella en portadas de muchísimos grupos y artistas. Entre éllos, Luz Casal, Gabinete Caligari, La Frontera, Antonio Vega… y Fangoria. La de Fan fatal marcó el final de Alaska y Dinarama. Un trío mágico, lleno de talento, que instauró algunos de los grandes himnos de la Movida.

La canción

‘MI NOVIO ES UN ZOMBIE’. En esta época de tránsito al acid-house que acabará en la formación de Fangoria, esta versión del tema del grupo de Nacho Canut Los Vegetales se convierte en un éxito en las pistas. Los guitarrazos de Luis Miguelez que llevan este tema bailable al terreno rockero y el atrezzo de un bailarín vestido de Freddy Krueger en los directos hacen el resto.