Depresión Sonora: de Vallecas al Barrio Chino


Makinavaja de Depresión sonora

Escuchando a Depresión Sonora uno tiene la sensación de que, a veces, el talento es capaz de trascender estilos, generaciones e incluso distancias geográficas. Y cuando eso sucede, casi que da vergüenza hablar de etiquetas, por mucho que este EP titulado Makinavaja (Sonido Muchacho) te suene a ratos a Joy Division o a The Cure, dependiendo de si los matices tiran hacia las sombras o hacia la luz. Más allá de eso, se percibe una personalidad propia, un algo especial. De las composiciones de Marcos Crespo siempre se destaca el carácter oscuro, pero claro, todo es relativo; uno de los temas del disco, Vivo del aire, es una preciosa oda al amor y al antimaterialismo. Un tema que lo tiene todo para convertirse en un himno pop coreado a pleno pulmón en sus próximos conciertos (en abril, por ejemplo, en el imponente Coachella).

Lo de trascender estéticas generacionales tiene que ver también con el titulo del EP, Makinavaja, el magnífico personaje de Ivà que nació en El Jueves en los años 80 y acabó pasando al cine y la televisión. Sus peripecias pasaban en el antiguo Barrio Chino de Barcelona, lejos (o no tanto) de Vallecas, donde ha crecido Marcos: «Con ese título quería hacer un homenaje al barrio», ha explicado recientemente, y la verdad es que ese hilo conductor entre los 80 y el hoy es lo que mejor define su música. La parte más actual de la mezcla, la imagen de portada, una sorprendente y enigmática pintura obra de Classizover.

Y para escuchar:

‘ESTUPEFACIENTES’. Empezamos con unas guitarras de texturas deudoras a Porl Thompson de The Cure y nos llevan a un escenario tan oscuro como bailable. La voz grave de Marcos Crespo casi decanta el tema más a lo siniestro pero el estribillo acelera los ritmos digitales y acabas sacudiendo la cabeza al son de esta historia de desasosiego de un narrador agorafóbico muy presente en el universo Depresión Sonora.