Pablo Cuevas, la revolución de los claveles


Portada de Los cuatro claveles de Pablo Cuevas

Dice la promoción de Los Cuatro claveles (Family Spree), el primer disco en solitario de Pablo Cuevas, que el músico sevillano creció escuchando a «Elvis, Charles Trenet, Adriano Celentano, Amalia Rodrigues, Carlos Gardel, Edith Piaf, Django Reinhardt, Serrat o Marisol». La mezcla de influencias explica el eclecticismo de este trabajo, que seguramente ha sorprendido a muchos de los que le seguían como líder de Los Fusiles. Escurridizo, tabernario y callejero, Cuevas se muestra cómodo moviéndose entre chanson francesa, tangos, y tarantelas.

Para el arte del disco, Cuevas ha confiado en Manolo Ortega y Pablo Caravaca, que ya habían colaborado antes con Los Fusiles, tanto en el artwork de los discos como en cartelería. Solemos fijarnos muchas veces en portadas ilustradas y colores llamativos, pero en ocasiones aquello del menos es más adquiere todo el sentido. En esa foto en blanco y negro, Cuevas parece estar a punto de salir de la escena para dejarnos a solas con su propia sombra.

Y para escuchar:

‘LOS CUATRO CLAVELES’. El fusil rockero Pablo se nos muestra desacomplejado en su debut en solitario y aquí se atreve con una tarantela con deje flamenco y palmeo rumbero que tiene esa luz de las canciones que brillan en tono menor pero que al llegar al estribillo cambian al mayor y se abren resplandecientes y gloriosas. Las Cuatro rosas de Gabinete ya tienen continuación en esta historia de amores truncados que se salvan de la tragedia por cuatro claveles sanadores.


Leave a Comment