Robe, libre como el viento


portada de se nos lleva el aire de Robe

Resulta complicado analizar la obra de alguien que tiene el don de hacer lo que le da la gana… y de acertar siempre. Ya puede escucharse al completo Se nos lleva el aire (El Dromedario Records), el último disco de Robe, aunque ya hace semanas que circulaba Nada que perder y que los fans descontaban los días que faltaban para llegar al ecuador de diciembre.

En este tiempo en que conocíamos poco más que la portada, se ha abierto un debate sobre qué significa esta imagen en la que Robe, curiosamente, desaparece perseguido por los miembros de la banda: Alber Fuentes, Lorenzo González, Woody Amores, Carlitos Pérez, David Lerman y Álvaro Rodríguez Barroso. Unos han visto en la portada una especie de despedida. Otros la proporción aúrea, y algunos incluso la forma de un elefante, símbolo de fuerza y fortuna. El diseño es del artista visual Diego Latorre, mientras que la foto la firma Paco Pulido, que hace algunas semanas explicaba los esfuerzos dedicados a esta portada: «Estructuras, arneses, sopladoras, ventiladores, kilos de ropa, iluminación… Mucho trabajo, sí, pero es un orgullo inmenso trabajar con una banda que si es buena en lo musical, en lo personal es excelente.»

No intentéis descifrar a Robe  y disfrutad de este presente pleno en el que el Rey de Extremadura parece haber igualado los aciertos de Mayeútica. Se nos lleva el aire resigue las pautas del disco anterior, con esa gran habilidad que tiene el músico extremeño para tocar la fibra y encontrar la palabra adecuada. Uno de los discos más esperados del año.

Y para escuchar:

‘NADA QUE PERDER’. En este tema que sirvió de adelanto del disco, Robe deja espacio para que todos tengan su solo, con esos armónicos quebrados de guitarra previos al estribillo. La letra afronta temas como el pasado, las razones del fracaso y las certezas del futuro, pero tal vez con un poso más contundente que en otras ocasiones. La estrofa «Quédate escuchando esta canción que yo me tengo que marchar» incluso ha dado pie a las elucubraciones sobre una posible retirada. De momento, Robe todavía vuela. Muy alto.


Leave a Comment