Las tres portadas de… Pol Rodellar (Mujeres)


Le pedimos a Pol Rodellar, bajista del trío Mujeres, que nos hablase de tres portadas de discos especiales y entre concierto y concierto (la banda barcelonesa estrenó Desde flores y entrañas hace un par de meses y está en plena gira de El club de los sentimientos) ha encontrado tiempo para ofrecernos este elección que es una especie de tratado portadil que aboga por la sencillez, la fotocopia y el espíritu amateur. Él también se ocupa del artwork de los discos de Mujeres, diseña camisetas a través de Confecciones Rodellar, y edita fanzines. Una cosa muy de los 80 y los 90 (volvemos a las fotocopias…), como los tres discos que ha escogido para la ocasión:

Portada Nuno Canavarro Plux

PLUX QUBA’, DE NUNO CANAVARRO (Ama Romanta, 1988)

«Creo que esta es la portada que más me gusta de todas las que existen y existirán jamás. Tiene todo lo que me encanta en las portadas: 1) mucha presencia de un color plano de fondo que deja que los elementos respiren; 2) que se consiga una composición equilibrada con lo que al principio pueden parecer unos elementos ordenados de forma caótica; 3) uso de varias tipografías en Letraset combinadas; 4) elementos decorativos, como líneas o puntos, que aparecen como flotando por la composición; 5) hecho a mano, sin demasiado truco digital; 6) muy pocos colores. Por último, 7) esa sensación de haber sido hecha de forma amateur, aunque detrás haya mucha reflexión y trabajo.

Y bueno, curiosamente también es el mejor disco del mundo, una especie de protoambient analógico que te transporta a un mundo que aún no existe o que hace tanto tiempo que existió que ya está completamente olvidado.»

Portada de Taylor came home de Peanut

TAYLOR CAME HOME’, DE PEANUT (Dishy Recordings, 1994) 

«Esta portada sigue un poco todos los mandatos que he listado en el disco anterior, añadiendo el maravilloso uso de la fotocopia. Me encanta cuando una imagen se ha fotocopiado varias veces y empieza a perder calidad, a degenerarse y a crear nuevas manchas y líneas azarosas que resultan ser de una belleza imposible de cuantificar. Hay que abrazar mucho más el azar y el descontrol. Muy importante el detalle de la esquina inferior/derecha, donde se especifica la velocidad a la que tiene que girar el disco. Ese cuadradito inofensivo mal fotocopiado aporta un equilibrio básico a la portada.

Me recuerda también un poco a las portadas de Comet Gain, que son todas una auténtica maravilla.

Llevo décadas buscando información sobre este disco que encontré en una tienda de discos de segunda mano en el centro de París en 2004. Evidentemente, la portada me llamó la atención y cuando, en la misma tienda, puse el disco para escucharlo, vi que el contenido también me interesaba mucho, era una especie de post-punk extremadamente pop, e incluso con un toque folk en una de las caras. Posteriormente descubrí que este 7″ fue lo único que editaron Peanut, sacado en 1994 en el sello londinense Dishy Recordings —aunque a veces el sello aparece como de Edgware, un pequeño pueblo cerca de Londres. Este sello llegó a editar poco menos de una cincuentena de discos, por lo que se deduce que en su momento fue bastante conocido en el underground. Mi copia debe de ser una promo que mandaron a una radio o algo, porque incluye una nota escrita a mano por el tipo que llevaba el sello en el que comunica al receptor del disco promocional —a modo informativo para una posible mención radiofónica— las próximas ediciones del sello.

En cuanto a Peanut, se ve que era el proyecto de un tal Ian Travis, un tipo de Liverpool que tenía una banda llamada The Jactars, que formaba parte de una escena que había alrededor de unos locales de ensayo de la ciudad llamados Vulcan Studios. Ahí se reunía un grupo de colegas y hacían bandas con muchos miembros compartidos, grupos como Crikey It’s The Cromptons , The Big I Am, Babel The White Swans o The Room. Cuando The Jactars se separaron, Ian Travis se fue a vivir a Londres y empezó otros proyectos, Peanut uno de ellos. Creo que Peanut no editó nada más, aunque hay otros Peanut ingleses de la misma época que editaron otro 7″ y aún tengo que descubrir si son los mismos, aunque el diseño de mierda de esta edición me hace pensar que se trata de otra banda. Lamentablemente esto es todo lo que he llegado a descubrir.»

portada de Alice Coltrane de Turiya Sings

TURIYA SINGS’, DE ALICE COLTRANE (Avatar, 1982)

«Esta portada tan sencilla me parece una maravilla. Las tipografías escogidas encajan a la perfección y dan ese aire espiritual y religioso que representa tan bien el álbum, compuesto por varias piezas de meditación. La foto central, con esa mirada hacia el fuera de campo, tiene una fuerza e intensidad particular, como de una serenidad existencial sorprendente. Los recuadros que perfilan la imagen, con distintos colores en degradado, aportan movimiento a una composición que podría haber sido un poco demasiado estática. Es tan sencilla que resulta ridículo lo preciosa que es. Realmente no hace falta complicarse demasiado para encontrar la belleza.

Como he dicho, este disco comprende la etapa más espiritual de Alice Coltrane y aquí tenemos varias canciones que pretenden funcionar como acompañamiento para las sesiones de meditación que realizaba Coltrane. Curiosamente, Coltrane grabó estas canciones solamente con un órgano Wurlitzer y su voz, pero posteriormente se añadieron varias pistas con varios sintetizadores y se editó en cassette en una tirada cortísima. Una versión en vinilo sin los sintetizadores se editó en 2021, con una portada y un diseño horrendo. Diría que aprecio más la versión con los overdubs, ya que le aportan un punto retro un tanto kitsch que hace que el disco sea menos serio y religioso y pueda gustar a un oyente menos interesado en la parte más espiritual del asunto.»


Leave a Comment